lunes, 11 de enero de 2016

Making a Murderer

Edgar Allan Poe tiene una de las mejores frases que he leído en mi vida...

“Believe only half of what you see and nothing that you hear.”  

Desde que salió anunciada en Netflix sabía que era el tipo de serie que me atraparía en el primer capítulo, afortunadamente no me equivoqué.

Después de leer las reseñas y saber que su formato era "Serie Documental" me hice a la tarea de no esperar más y dedicarle todo mi fin de semana.
Siempre he sido muy fan de las series policíacas, tengo una sed insaciable por los juicios de homicidios en vivo y lo que más me interesó del tema fue que en éste caso, el culpable resultaba ser inocente, o por lo menos eso es lo que te hacen pensar durante los 10 capítulos que tiene la temporada.

Tengo tantas opiniones sobre el tema que no sé ni por donde empezar... (ADVERTENCIA: Lean sólo si ya la vieron o sí les vale que les cuente)

1. Es increíble lo débil que es la mente del ser humano: Tan manejable, tan fácil de convencer, de cambiar de opinión. A mi me lo han aplicado... es increíble la facilidad que tienen ciertas personas de hacerle creer a la gente lo que uno quiere y al final conseguir lo que quieren. Si alguna vez vieron "12 hombres en Pugna" habla perfecto de como poco a poco el jurado va cambiando de opinión sobre un homicidio, es muy buena porque en realidad toda la película se ubica en la sala donde el jurado está deliberando.
2. La policía nunca se equivoca: Su credibilidad está en juego si llegaran a equivocarse. Ganar de nuevo la confianza de alguien es una de las cosas más difíciles que hay después de haberla perdido, a lo que me lleva al siguiente punto. En México es al revés: Nadie confía en ningún policía y ya todos pensamos que nos quieren tranzar todo el tiempo. Veo complicado confíar de nuevo, aunque no nos vendría mal hacer el ejercicio.
3. Es más fácil culpar a un inocente que a todo el cuerpo policíaco así estés en un condado pequeño de Estados Unidos. Desconfíar de uno, sería desconfiar de todos.
4. Terrible como la gente juega con los sentimientos de la familia de la víctima. Lo único que le interesa (a la familia) saber es ¿Quien fue y por qué? y el manejo de información que se da es tan absurdo que me es increíble como no hay un espacio en su cabeza en donde puedan cuestionar ¿Bueno, y si no fue él?. Pero la familia está cegada con todo el tema, sus argumentos pierden válidez y poco a poco van comprando la teoría de que fue una persona porque eso le hicieron creer y se volvió un problema personal, entre un supuesto y la familia, porque de tener a un supuesto a no tener a nadie... Pues el supuesto tiene las de perder.
5. Me impresiona como hay gente que tiene control mental en todo momento. En varios momentos me dieron ganas de golpear al que estaba declarando.
6. No importa cuantas veces te digan la verdad...Al final, creeras lo que tú quieres que sea verdad. Eso es lo que pasa con la gente hoy en día, lo que te digan ya no tiene validez...La tiene si tú la quieres creer, si no entonces quedará siempre como una mentira. 
7. Hay mucha doble moral... Ver como cuestionan, como juzgan, como manipulan la información, como hablan del policía honrado cuando están juzgando a un inocente... 
8. En el veredicto dicen que la mató pero que no la cuartizó...WTF!!! Eso qué quiere decir? No deberían entonces investigar quién lo hizo? No es lo más lógico? También dicen que es culpable de comprar un arma: De dónde la sacó? Quién es testigo de eso? No se supone que es un estado en donde la cacería es legal y todos tienen derechos a tener un arma?
9. No dejo de pensar en todas esas personas nobles, realmente buenas que pasan por injusticias como Paulette y esos casos en donde la gente mala se agarra de los más débiles y abusan.
10. Amo a los abogados defensores... Amo sus argumentos, como se expresan, como tienen la tranquilidad todo el tiempo, como calman la situación, como se involucran. Ojalá todos los abogados fueran así.
11. Está muy bien hecha...Por ahí leí que Santaolalla hizo la música, no me encantó y es lo menos importante de la serie.
12. La forma en como destruyen la vida de una persona...Porque aunque haya sido inocente la primera vez, la gente lo verá de una manera distinta. Siempre quedará una duda sea cual sea haya sido el verdicto final.
13. Pobres de los papás de los acusados, los quiero abrazar siempre.
14. Cómo es posible que de 3 acusaciones, a Steve le dieran 2 de 3 y a Brendan 3 de 3 si fue a este último el que nunca tuvo pruebas más que la declaración? Suena muy armado esto, no pueden estar las pruebas tan evidentes y que la gente se base más en la declaración de un adolescente con miedo y a la ciencia. Repito, es más fácil culpar a gente inocente que tirar toda la credibilidad de un sistema. 
Al final, la vida real (en éste caso) es mucho mejor que las series de las cuales estamos acostumbrados...Porque son buenas historias, pero nada como una verdadera injusticia.

Gracias Neflix por una vez más darme una gran serie...Ampliamente recomendable, muero por saber qué pasará con "la segunda temporada". PLEASE!!!


Dian

miércoles, 6 de enero de 2016

Abuelos

Hace unos meses le diagnosticaron a mi abuela Parkinson... Nunca me había puesto a pensar en lo vieja que se había puesto hasta que mi mamá me dio la noticia. 

No lo digo en mal plan... Creen que por usar el término "vieja" es una ofensa, pero es la realidad que todos enfrentaremos (los que tengamos la suerte de conocerla).
Siempre la conocí ya grande, no recuerdo haberla visto con otro color de pelo que no fuera "güero" (siempre se lo ha pintado así) y siempre vistiendo faldas largas, jeans y de vez en cuando tenis blancos.
De hecho a todos mis abuelos los conocí viejos, los conocí muy chica y a penas entendía el concepto de viejo y abuelo, y lo decía porque así me dijeron que les llamara.
Ahora los extraño más que antes, me imagino mucho en todo lo que podría hablar con mi abuela paterna (con la que más me llevaba), para mi ella era muy sabia y siempre tenía un buen consejo para todo, además de lo mucho que me consentía haciendome mi café con leche cada vez que iba a visitarlos.
Con mi abuelo paterno nunca hice un lazo, era un tipo muy duro que cuando tenía 5 años, se enojaba cada vez que le ponía azúcar a mi café con leche, chupaba la cuchara y la regresaba a la azúcarera...Lo sé, imperdonable. A mi abuelo materno lo vi como 5 veces en mi vida, al separarse de mi abuela, se fue de la casa y empezó una nueva vida por Satélite.

Habrá muchos que no entiendan la importancia de los abuelos hasta que crecen, pero ellos son lo que todos esperamos de los papás: No tienen la responsabilidad que tienen de educarnos. Los abuelos son los que te aconsejan, te consuelan cuando te peleas con tus papás porque "no entienden" y son los que te hablan con amor y comprehensión. 

Tampoco vamos a entender lo mucho que significa para los abuelos que nosotros los busquemos. A veces pensamos que estarán ahí siempre y no estamos conscientes que con el tiempo ellos pierden fuerza,  que lo único que esperan es que no nos olvidemos de ellos y los involucremos en lo más que podamos en nuestras vidas... Si, así de desinteresado es su amor hacía los nietos.
Últimamente me doy a la tarea de acercarme a mi abuela materna... Siempre que hablamos empieza con un "Dianita...Qué gusto escucharte", y siempre me dan ganas de llorar. Me platica de su perra y lo que le quiere comprar. Me pregunta algo de tecnología porque tiene su IPhone y su IPad y le encanta hablarme de la NFL (mi abuela ve el americano y le va a Dallas). Al final de la plática me dice "Gracias por acordarte de mi".

Cuando entras a los treintas (por lo menos en mi caso) empiezas a indagar en esos temas. ¿Cuántas canas me encontré hoy?,¿Seré mamá?, ¿Tendré que empezar a usar cremas para los ojos?, ¿Cremas especiales?. Tú cuerpo empieza a cambiar y poco a poco deja todo lo que tenías a los 20...Si, ya sé que estoy exagerando y que los treintas son los nuevos veintes, pero no puedo dejar de pensar en todo lo que viene después.
Me imagino como una viejita cool, supongo que no dejaré de hacer muchas cosas porque "ya no estoy en edad", creo que es parte de la escencia de cada quien lo que lo hace más divertido.

A veces cuando veo fotos de mis abuelos paternos me entra la melancolía...los veía tan contentos juntos y recuerdo lo triste que estaba mi abuelo cuando ella murió. No paraba de decir en voz alta su nombre y sentarse junto a la ventana como siempre lo hacían después de comer y me hace desear tener un compañero para toda la vida.


Los abuelos son lo máximo, personas que ya pasaron por todo lo que estamos pasando nosotros y son ellos que a pesar de que no entienden la tecnología y todo lo que vivimos ahora, buscan aprender de nuestros intereses y así tener de qué hablar con nosotros. Buscan nuestro amor y nuestra atención, no tenemos por qué negárselos. Ellos nunca nos han hecho a un lado y tal vez el día que nos demos cuenta, ya sea muy tarde.

Una pequeña reflexión, espero la hayan disfrutado.

Gracias por leer.

Dian